Que tu alimento sea tu medicina. Que tu medicina sea tu alimento.

Que tu alimento sea tu medicina. Que tu medicina sea tu alimento.

viernes, 5 de abril de 2013

UNA CENA ESPECTACULAR: PAN DE PITA CON HARINA DE ESPELTA

¡Hola! Aquí estamos relamiéndonos de gusto después de comer este pan de pita tan rico. Para la receta, me he basado en el libro de la TMX y en el blog "velocidadcuchara", pero como siempre, la he modificado.
La receta tradicional lleva harina blanca de fuerza, pero yo he puesto casi toda la cantidad de harina integral de espelta bio. Es una harina muy digestiva, además bio y molida en molino de piedra...¡para qué queremos más!
Lo acompañamos con un poco de hummus (podéis encontrar la receta en el blog), unos tomates y un poco de queso y lechuga.

Hoy recomiendo una canción de un nuevo descubrimiento. Zaz, una cantante francesa que me ha recomendado esta mañana mi buen amigo Robinjú, y que comparto con vosotros. (No olvidéis visitar su blog): www.robinju.com

¡Feliz fin de semana!


INGREDIENTES PARA 6 PANES DE PITA:

125 g. de agua

- 15 g. de aceite de oliva virgen extra bio.

- 20 g. de azúcar de caña.

- 10 g. de levadura de panadería.

- 80 g de harina de fuerza.

- 160 g. de harina integral de espelta.

- 1 cucharadita de sal.

PREPARACIÓN.

Calentamos en un cazo el agua, de manera que quede templada (que no esté caliente). Añadimos el aceite, el azúcar y la levadura y mezclamos bien con una varilla.
Vertemos las harinas y mezclamos bien. Al principio nos quedará un poco pegajoso, si hace falta echamos un poco más de harina, pero no mucha.
Tapamos el recipiente y dejamos que doble su volumen, una media hora.
Transcurrido este tiempo, calentamos el horno a 250º. Es importante que el horno esté bien caliente cuando metamos los panes.
Vertemos harina en nuestra zona de trabajo y dividimos la masa en 6 bolitas. Las estiramos con el rodillo de manera que queden bastante finas, de 3-4 mm.
Las metemos al horno caliente, y las dejamos cinco minutos nada más. Veréis cómo se hinchan de repente.



Después, las retiramos a una fuente y las tapamos con un paño húmedo. Las opciones de relleno son infinitas.
Ya me contaréis...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario: